Muchas veces en la vida creemos que no tenemos opciones donde elegir

Image

Pensamos que la vida es un camino predeterminado que tenemos que seguir de la mejor manera posible. Sí que tenemos la percepción  que otras personas tienen alternativas que les permiten seguir otros caminos, pero para la mayoría de nosotros, la sensación es que  las decisiones han sido tomadas y tenemos que aceptar un destino que no parece hecho a nuestra medida.

En este camino que se llama vida, se nos olvidan los sueños que recordamos haber tenido un día y parecen habérsenos caído en el viaje, saltando de la maleta en alguna parada sin habernos dado cuenta.

Existe una realidad del día a día, hay que trabajar para poder mantenernos en un sistema social que exige cada vez más y más dinero. Tenemos que dedicarnos a tareas que nos roban el tiempo, renunciando a lo que de verdad deseamos hacer (estar con los que queremos, más tiempo para pasear, leer, estar tranquilos…).

Sabemos que las emociones y los sentimientos deberían ser prioridad en nuestra vida, pero quedan delegadas a un segundo o tercer plano, detrás de la eficacia, la productividad, la practicidad, la formación continua para no quedar obsoletos…

¿Cómo, por tanto, seguir adelante para conseguir una vida plena, que nos satisfaga, con la que nos identifiquemos? ¿Cómo encontrar aquella actividad que nos apasione y saque toda la fuerza de nuestra creatividad?

Luchando por mantener nuestra identidad personal (lo cual requiere auto conocimiento).

“No te propongo abandonarlo todo, dejar trabajo  y obligaciones y lanzarte de pleno a vivir los sueños.  Admiro profundamente a los que lo hacen, pero soy consciente de que pagan un alto precio en su decisión. Yo no soy tan valiente.

Te hablo de encontrar actividades que te acerquen más a tu ser interior, recuperar las pasiones y dedicarles algo de tiempo, sintiendo que somos protagonistas de nuestra propia historia. Conducir nuestra vida con auto respeto y confianza en nosotros mismos.

Te propongo que te dediques con entusiasmo  a lo que amas, redescubrir  aquello que te hace feliz, aquello por lo que merece la pena invertir esfuerzo y pasión.

Seguir caminando, buscando, intentando y volviendo a intentar, hasta que  encuentres opciones que te hagan feliz. Sobretodo nunca, nunca, nunca dejes de creer”.

Hector Tassinari decía

(…) No seas como la mayoría, que se mueren esperando su oportunidad y se pasan la vida diciendo: “es que no me ha llegado la mía”.

Si estás insatisfecho con tu vida,  decide que sí hay oportunidades,  recupera aquello que te apasiona y no pares hasta que lo realices, aunque sea unas horas a la semana.

Tu vida inmediatamente mejorará, se llenará de luz, de energía, de fuerza. Te transformarás en la persona que siempre has sido y que no dejabas  crecer.

Ah, y no confundas trabajar, con ganar dinero. Son dos cosas diferentes. El dinero lo necesitamos para vivir y la mayoría de nosotros tenemos que realizar una actividad laboral  para conseguirlo. Trabajar no necesariamente lleva aparejado ganar un sueldo, hay muchas satisfacciones que nacen del trabajar aunque no se reciba dinero alguno.

fuente: vengoavivir.wordpress.com

Anuncios

Publicado el junio 24, 2013 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: