¡La crisis de los 40!

los 40

Con un registro mayor o menor, con malestares pasajeros o francas depresiones, “los 40” son una etapa en la vida tanto de hombres como de mujeres en la cual se produce lo que en Psicología llamamos una “crisis vital”.

La palabra crisis deriva etimológicamente de un vocablo griego que significa separación y elección.
Nos encontramos en un momento en el cual no se puede enfrentar la nueva etapa con los recursos que hasta allí se utilizaron.
Las crisis vitales implican cambios biológicos, psicológicos y sociales.Requiere de la plasticidad necesaria como para cambiar pautas de interacción por otras nuevas que se correspondan con el desempeño de nuevos roles o funciones.Se caracterizan por ser situaciones de crisis transitoria cuya duración permite la elaboración de los cambios necesarios para pasar a la siguiente etapa.En general, tienen un valor positivo ya que implican maduración y crecimiento.

Refiriéndonos específicamente a “los 40”, podríamos decir que dada la expectativa de vida actual , nos encontramos en la mitad de la vida.Como decíamos previamente se producen cambios bio-psico-sociales.
A nivel biológico se comienzan a observar cambios en el cuerpo tanto en la gestalt del mismo como en su rendimiento.Cominenzan a registrarse algunas limitaciones.
Se aproxima el fin de la edad reproductiva enla mujer, con todas las implicancias tanto físicas como psicológicas que tienen ya sea se haya tenido hijos o no.
Precisamente, los hijos que para esta altura ya rondan la adolescencia son un marcador del tiempo, les muestran a los padres el adolescente o el joven que ellos fueron en otro momento.Respecto a los roles, la autonomía de los hijos va marcando la de los padres en su función.Si permanecen juntos como pareja, deberán reacomodarse al “volver a estar solos”.

También requiere de una reacomodadcion el propio rol de hijos frente al envejecimiento de los padres.

Sería imposible intentar dar cuenta de todas las variables en relación a las circunstancias de vida diversas en las que se puede encontrar una persona a los 40, pero lo que considero que indefectiblemente se moviliza en cualquiera de ellas es lo que llamo “los 40 como tope”.Sería algo así como “el ahora o nunca”, el momento del fin de las postergaciones neuróticas que nos hacen dejar para otro momento el tomar ciertas decisiones que pueden implicar “un giro en la vida”.Es el momento del todavía estoy a tiempo ….. (¿de ser feliz?).

Más allá de los duelos es una etapa de la vida que supone riesgos y conquistas.Es muy importante como dije, la flexibilidad para realizar las adaptaciones, rupturas y acomodaciones oportunas así como para abrirse y reconocer si es necesario ser ayudado a realizar este tránsito.

 

Lic. Silvana Santoro

Centro de Psicología Clínica, Laboral y Forense

Publicado el julio 3, 2013 en Educación, Famila / Hogar, Salud, Vida. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: