5 consejos prácticos para educar al niño inversionista

Enseñarle a un pequeño el valor del dinero y el trabajo es todo un reto. Pero si aprende a planear, ahorrar y administrarse tendrás a un gran inversor.

 

5 consejos prácticos para educar al niño inversionista

 

POR: SERGIO GIL FRANCO

Muchas personas tienen problemas para el manejo de sus finanzas personales. El 7.89% de las cuentas de crédito al consumo tienen morosidad, mientras que el 52.4% de las compras que se hacen con tarjeta de crédito no tienen ningún tipo de tasa preferencial. Estos son solo algunos ejemplos de la falta de cultura financiera que hay en nuestro país.

La educación financiera debe ser inculcada desde que somos niños. El problema es que los planes de estudio de niveles básicos no contemplan esta temática, por lo que queda totalmente en manos de los padres.

Por eso, a continuación te presentamos cinco pasos para enseñar de finanzas personales a tus hijos.

1. Cuanto más temprano, mejor

Actualmente los niños adquieren conciencia del concepto de dinero a edades muy tempranas, debido a que ven cuando vas a una tienda y compras lo que quieres a cambio de un pago. Cuando tu hijo te pida dinero porque quiere un caramelo o un juguete, es el momento adecuado para empezar con su educación financiera. Esto ocurre aproximadamente cuando tieneentre cuatro y seis años. Usa esta edad como referencia.

Hay que dejarle claro cuál es el origen del dinero y el porqué de su uso. Dile a qué te dedicas y qué es lo que haces para tener ingresos; explícale que no siempre puedes pagar con los productos o servicios que comercializas, para obtener los bienes que necesitas (trueque), y por eso tu trabajo tiene un valor, el cual es remunerado con una cantidad de dinero definida.

El objetivo es que tu hijo entienda que el dinero no sale por arte de magia de un cajero automático y que no se puede tener todo solo con el poder de tu firma.  

Debe quedarle claro que el dinero cuesta trabajo y por lo mismo hay que cuidarlo.

2. Enséñale a planear

¿Cuántas veces has visto (o te ha pasado) que en un centro comercial un niño pida a sus padres un juguete, cuya compra no estaba planeada? Claro que queremos dar todo a los hijos, pero hacerlo de manera irracional solo hará que subestimen el dinero o, peor aún, que recurran al crédito de manera indiscriminada. Aun cuando este desembolso no signifique un impacto fuerte al presupuesto familiar, explícale que todas las compras deben estar planificadas, ya que de otra forma podrían estar sacrificando algún bien o servicio que sea primordial para la familia.

A cambio, establece con él una fecha para realizar esta compra, de tal forma que te dé tiempo suficiente para ahorrar y adquirirlo. Si necesitas modificar elpresupuesto familiar, procura que tu hijo esté consciente de estos ajustes para que así todos estén de acuerdo.

Cuando ya tengan el dinero para hacer la compra, pregúntale de nuevo a tu hijo si aún quiere ese juguete. En caso de que ahora quiera otra cosa con un valor similar, entonces sí pueden adquirirla; así se dará cuenta de que en realidad iba a hacer una compra por impulso, y aunque la nueva adquisición también lo sea, poco a poco irá entendiendo que ya se hizo un esfuerzo para poder darse ese “lujito”.

3. Que aprenda a administrarse

Independientemente de que tú satisfagas todas sus necesidades financieras, siempre es bueno darle una cantidad semanal (el famoso “domingo”). Si aún tiene entre cuatro y seis años, esta cantidad debe ser más bien simbólica, para que pueda comprar alguna golosina o un juguete muy sencillo. Permite que gaste ese dinero como mejor le parezca, pero siempre debe apartar al menos la décima parte. Así aprenderá que lo primero que debe hacer con el dinero que recibe es ahorrar.

También debe quedarle claro que ese dinero no es un regalo, sino que es por hacer sus deberes en casa (arreglar su cuarto o tener sus cosas ordenadas) y cumplir con sus labores escolares, independientemente de que tengas otras medidas para regular su conducta.

Si ya es un poco mayor (ocho a 12 años)puedes darle una alcancía cuyo fin sea ahorrar para comprar algo que realmente quiera. Puede ser un videojuego o una casa de muñecas. A esa alcancía le puedes pegar una foto del juguete que desea, así tendrá presente su objetivo cada vez que la vea y seguramente depositará dinero de manera más constante.

También es conveniente que le des dinero para gastar en la escuela de manera semanal o quincenal, pero enséñale a dividirlo para que le dure hasta la siguiente entrega. Por ejemplo, si le das $100 pesos a la semana, dale siete sobrecitos etiquetados con los días de la semana, en donde va a meter $10 pesos en cada uno ($70 pesos), $10 pesos van a la alcancía de Ahorro y los otros $20 los puede tener de Reserva. Así, cada día tomará un sobre y limitará los gastos del día a esa cantidad. Si al llegar la noche le sobra dinero, puede acumularlo a su Reserva o pasarlo directamente a su Ahorro.

4. Que sepa el valor del dinero

Siguiendo con el ejercicio de los sobres, si un día necesita gastar más de los $10 pesos que tiene asignados, puede tomar dinero de su Reserva o de alguno de los otros sobres (pero no de su alcancía de Ahorro), con la conciencia de que tendrá menos dinero para gastar el día del que tomó dinero.

Si se acaba el dinero de su semana antes de la siguiente entrega, puedes adelantarle algo, pero cuando llegue el domingo, cóbrale lo que le adelantaste. Si bien puede sentirse muy reprimido por unos días, aprenderá que debe ajustarse a un presupuesto, y si se pasa de este, entonces hay una consecuencia.

5. No reprimas su espíritu emprendedor

Si tu hijo necesita más dinero, en vez de pedir dinero prestado, mejor que realice tareas en casaadicionales a sus deberes cotidianos y por las cuales vas a pagarle una cantidad adicional. Pueden ayudarte a limpiar el jardín o la cochera. Pero debes explicarle que eventualmente debe ayudar a realizar esas tareas sin remuneración porque a veces no hay dinero para pagársela, de esta manera entenderá que también debe cooperar para el beneficio de toda la familia.

PUEDES NEGOCIAR CON TU HIJO EL AUMENTO DE SU MESADA A CAMBIO DE QUE INCORPORE LABORES DEL HOGAR EN SUS DEBERES COTIDIANOS.

Hay niños que empiezan a recolectar periódicoslatas o botellas de PET para venderlos en centros de reciclaje (pero siempre cuida que tenga un espacio adecuado en casa para el almacenaje temporal de estos materiales y que lo tenga ordenado).

Otros infantes elaboran gelatinas o sándwiches y los venden en su escuela, o salen los fines de semana a lavar el auto del vecino. Ten cuidado de que los materiales o ingredientes que utilicen también se paguen del dinero obtenido por la venta, aunque tú financies la primera vez. Así sabrán que su negocio tiene costos de operación y que no todo son ganancias, lo que los llevará a tener negocios perdurables.

Algunos padres se molestan porque sus hijos trabajan para obtener dinero adicional, argumentando que no necesitan hacerlo porque ellos pueden darles todo lo que necesiten. Y seguramente es así, pero si coartamos sus primero pasos en los negocios, probablemente los estaremos condenando a ser empleados sin aspiraciones. Por supuesto que hay que evitar el trabajo infantil, pero hay que alentar el espíritu emprendedor de nuestros hijos, ya que su nombre podría estar en alguna de las listas deFortune cuando sean adultos.

Fuente: Alto Nivel

 

Publicado el mayo 1, 2014 en Banca y Finanzas y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: