Archivo de la categoría: Parejas

La ciencia del amor; una forma científica de encontrar pareja

Cuando se pregunta cuánto pueden afectar los descubrimientos científicos a la vida cotidiana, aquí y ahora, la primera idea que viene a la mente de muchos es la de la posibilidad de mejorar la vida amorosa. Buscando hacer realidad esta fantasía, una compañía canadiense ha desarrollado un kit de venta libre que complementa genética y psicología para que cualquiera pueda saber si determinada persona tiene o no buenas chances de convertirse en su pareja estable. Instant Chemistrypropone que el usuario determine la compatibilidad de un candidato “sin tener que gastar dinero y tiempo en citas románticas”; para esto desarrolló un kit que diagnostica la compatibilidad de una pareja de forma certera, incluso antes de que se conozca personalmente.

 

Contiene un cuestionario psicológico de evaluación de la personalidad y un tubo donde se debe depositar una muestra de saliva con la que se realiza un análisis de ADN. Consultados acerca de lo económico del producto, sus creadores manifiestan que no es caro si se compara con el gasto (de dinero, de paciencia y amor propio) que significan los encuentros fallidos en busca del amor. Afirman que el análisis de ADN se lleva a cabo en un laboratorio acreditado (la muestra es destruida inmediatamente después del análisis) y se basa la comparación de los sistemas inmunológicos (sobre todo de los antígenos leucocitarios humanos) que generan el olor corporal: si estos son lo suficientemente distintos quiere decir que la pareja será compatible y existirá mayor posibilidad de que se atraigan por la química de sus cuerpos.

FUENTE:

FUENTE E IMÁGENES

Código Espagueti, Instant Chemistry, ABC

– See more at: http://noticias.tuhistory.com/la-ciencia-del-amor-una-forma-cientifica-de-encontrar-pareja#sthash.x8khmUkd.dpuf

 

– See more at: http://noticias.tuhistory.com/la-ciencia-del-amor-una-forma-cientifica-de-encontrar-pareja#sthash.x8khmUkd.dpuf

Anuncios

 ¿Me siento ofendida he encontrado a mi marido masturbándose a escondidas que actitud debo tomar?

Es muy frecuente encontrar mujeres que se molestan, se enojan y hasta se ofenden cuando se dan cuenta que su pareja se masturba en la intimidad o a escondidas.

Está quizás asociado al mito que un hombre casado, como tiene relaciones sexuales “no debe masturbarse”
Pero analicemos un poco que es lo que hay detrás de ello.

Por parte de la mujer, una asociación con el hecho de que quizás ya no me quiera, o no soy suficientemente buena en la cama, o no soy capaz ya de despertar su deseo sexual, afloran sentimientos de inseguridad, los cuales se ven agravados cuando la actividad sexual de pareja es poca o casi nula.

Haber descubierto que su pareja se masturba les produce sorpresa, insatisfacción y frustración, pues la mujer entiende que el prefiere masturbarse y estar solo, que tener relaciones sexuales y estar con ella, en ocasiones es casi como si se sintieran traicionadas equiparándolo muchas veces a una infidelidad.

Lo cual es agravado, si el hecho está acompañado de ver pornografía, no importa el medio que se utilice para hacerlo.

La mujer se siente desplazada, como si es como si el prefiriera todas estas mujeres que despiertan su interés y ella entonces ya no es objeto de su despertar sexual.

En muchos casos ella se siente ofendida, traicionada y esto es solo un motivo para un pleito de pareja, donde incluso se exige al hombre que no lo vuelva a hacer, e incluso el se ve obligado a pedir disculpas por lo que hizo, y a prometer no volverlo a hacer
Es importante entender que la realidad está lejos de todo esto,
la masturbación no es otra cosa que la cantidad de sensaciones placenteras y agradables que produce la estimulación propia del órgano sexual.

La masturbación ocurre tanto en hombres como en mujeres, no importa que estén solteros o casados, aunque si es de esperar una disminución en la masturbación cuando se casan, ella no desaparece por completo, por que las sensaciones que obtienen los hombres tanto como las mujeres cuando se masturban solos es completamente diferente a la sensación que se obtiene cuando se lleva a cabo cualquier relación sexual, bien sea anal oral o vaginal

Aunque inicialmente el término de la masturbación se conocía cuando la persona misma estimulaba sus órganos sexuales, hoy en día se habla de masturbación también cuando es la pareja la que estimula los órganos genitales de su compañero, bien sea que se efectúe de uno de los miembros de la pareja hacia el otro, o por que cada quien masturbe a su pareja, mientras es masturbado por el otro.

En ambos casos el tipo de sensaciones que se sienten es completamente diferente a cuando la estimulación es propia.

En la mayoría de los casos también la mujer casada se masturba a sí misma, independientemente de lo satisfactorias o no que puedan resultar las relaciones sexuales o la masturbación que es ejercida por la pareja, por que de igual manera que en el hombre, las sensaciones, los puntos y la forma como ella se acaricia es completamente diferente a cuando lo hace su pareja.

Los efectos son placenteros y agradables, se presentan indistintamente en hombres y mujeres, sin importar su estatus de “casado” por lo cual hablar de que el hombre casado no se masturba es solo un mito, que lejos tiene que ver con la realidad.

Contrariamente al caso anterior encontramos los que para la pareja es sumamente excitante, y agradable ver o encontrar el compañero excitándose, y entrar en su juego y llegar hasta donde la fantasía nos lleve y nos permita.

La mentalidad con que enfrentemos este tipo de cosas, debe ser abierta y de entendimiento.

Esta en nuestras manos decidir si deseamos o no compartir estos momentos con ellos o no, pero en todo caso indignarnos y ofendernos no nos llevará a ninguna parte, por que de hecho.

Debemos comprender que ocurre simplemente por que es agradable, por que es un comportamiento natural, placentero y normal.

Y en cuanto a la pornografía, de hecho hay parejas que disfrutan de ver este tipo de películas juntos solo corresponde a una fantasía por parte de uno de los miembros de la pareja

Es importante tener en cuenta que las fantasías, fantasías son, si es bien cierto que a veces reavivan la relación y son gratificantes, y pueden aportar mucho en torno a la relación, lo importante es que después de realizarlas te sientas bien contigo mismo con tu pareja, y se puedan como quien dice mirar nuevamente las caras sin sentir vergüenza.

fuente: http://www.atraigaelexito.com/

Mi marido no me desea, pero para él todo está bien: ¿de quién es el problema?

Él me ama mucho, nos llevamos muy bien y queremos pasar juntos el resto de nuestra vida, pero … Antes hacíamos el amor todos los días y a veces más, pero ahora ……. Lo tenemos todo para ser felices, somos jóvenes, nos gustan nuestros trabajos, no tenemos apuros económicos ni otro tipo de preocupaciones, podemosviajar porque todavía no tenemos hijos, pero …. Todo bien, salvo que él no me desea y que no reconoce que tiene un problema, así que no quiere ir adonde un especialista.

 

Si es la mujer quien nos viene a consultar porque considera que su pareja sufre de una seria disminución de deseo sexual: ¿de quién es el problema?  

Esta pregunta que parece tan simple implica otra serie de interrogantes muy difíciles de responder respecto al deseo sexual humano: ¿qué es lo natural, cuánto es lo normal, quién está “mal” o “equivocado”; o bien, solo son diferencias en el grado de deseo sexual? ¿Cómo saber si se trata de DSH? y, de ser así, ¿cuáles serían sus causas?. La ausencia de deseo: ¿a cuál subtipo corresponde, se presenta ante cualquier mujer y en todo momento, inclusive cuando se masturba; o bien, aparece exclusivamente ante su pareja estable? ¿Acarrea consecuencias para el hombre y/o para ella y/o para la relación?. Aunque no haya deseo: ¿es conveniente ceder y cuánto en pro del otro o de la relación?. ¿Compete solo al varón o bien éste carga el síntoma de un sistema de pareja disfuncional y/o de un sistema sociocultural “disfuncional”?

 

Al final de cuentas: ¿de qué estamos hablando cuando hablamos de un problema, qué es un problema, tiene solución? Y, ¿de quién es el problema: del que consulta, de su pareja o de la relación? Más importante aún: ¿por qué él no consulta: porque NO lo vive como un problema (egosintónico) y/o cree que el problema lo tiene ella; o bien, siente que “algo anda mal” (egodistónico), pero no quiere reconocerlo ante ella? No admite que sea un problema, pero ¿SI quiere que algo cambie?. ¿Estima que su falta de deseo no afecta a la relación o teme por su futuro – justamente – si van a terapia? ¿Sospecha qué es lo que le (les) está pasando o realmente no sabe?

Y qué pasa con ella: ¿Considera que tiene la culpa y que es ella la que está fallando en algo; o bien, supone que el problema es sólo de él y que ella no ha influido ni en el desencadenamiento ni tampoco en la mantención del problema? Si fuese así: ¿está dispuesta a asistir a una terapia o solo lo haría para “ayudarlo” a él? ¿Y si es ella la que se niega a participar? ¿Se puede intervenir terapéuticamente si él o ella no asisten a las sesiones? ¿Quién es – por último – nuestro paciente: el que consulta, el que no asiste, la relación de pareja o los tres?

Las anteriores son solo algunas de las tantas complejas interrogantes cuyas respuestas, no solamente no pueden ser definitivas, sino que rebasarían los objetivos de este artículo. Cabe señalar que las dificultades asociadas al deseo sexual son uno de los dilemas más escurridizos y desafiantes para la sexología moderna, tanto respecto a su diagnóstico, etiología, terapéutica e incidencia como concerniente a su misma definición, coexistiendo diversas conceptualizaciones teóricas – con escasos datos científicos que las respalden – que generan diferentes interpretaciones acerca de la naturaleza del deseo sexual.

Una de las primeras preguntas que deberíamos contestar – en conjunto con los pacientes – es si se trata de una queja, de un problema o de una disfunción sexual. Si los inconvenientes son transientes, probablemente estemos ante una queja producto de alguna situación puntual, la cual comúnmente remite sin intervención terapéutica. Si, por el contrario, son de larga data y ambos concuerdan en que afectan a la relación, estaríamos ante un problema, dentro de los cuales el más común son aquellas discrepancias en el deseo sexual (discronaxias sexuales) que van más allá de los típicos altibajos propios de cualquier relación de largo plazo. En estos casos, podría ser recomendable una breve intervención terapéutica con la pareja. 

Finalmente, las disfunciones sexuales serían más severas, indudablemente persistentes y cumplen con criterios diagnóstico preestablecidos, requiriendo frecuentemente algún tratamiento. No obstante, nos topamos con una serie de obstáculos que dificultan este proceso diagnóstico. En general, en el ámbito de la sexualidad, como toda conducta se produce dentro de un contexto, es muy engorroso delimitar lo que es natural, normal o patológico, no existiendo ningún elemento aislado ni suficiente que lo defina como tal, sino que depende de la combinación de variadas condiciones de la persona y del sistema de pareja. Específicamente, concerniente al deseo sexual, dado su alta subjetividad coligada a la motivación y a otras emociones, dicha delimitación es aun más incierta y no se puede precisar un nivel universal estimado como “normal”.

Si la conducta sexual humana representa una intrincada interacción entre factores biológicos, psicológicos, relacionales y socioculturales, una disfunción sería necesariamente un trastorno muy complejo y multicausado. En el caso de los desórdenes del deseo sexual, existe consenso en que su análisis y evaluación es más arduo que en las otras disfunciones, partiendo por las falencias en los criterios diagnósticos de los manuales de salud mental (DSM y CIE), cuyas imprecisiones solo permitirían un diagnóstico bastante arbitrario. Dichas falencias obstaculizan el distinguir entre una dificultad sexual menor manifestada por una persona individual como una queja y la presencia de problemas más serios asumidas como tal por la pareja.

Habitualmente, una disfunción sexual se determina de acuerdo con promedios estadísticos y evaluaciones subjetivas tanto de la persona supuestamente sintomática como de su pareja. En el DSM se define al DSH como una inhibición persistente y recurrente de la libido, ocasionando que disminuya la frecuencia de los encuentros sexuales. Empero, no se clarifica a qué se refieren con “persistente” o “recurrente” y tampoco toman en cuenta que se puede tener actividad sexual aunque no haya deseo.

En cuanto a lo subjetivo, tradicionalmente en el proceso diagnóstico se indaga si hay efectos sobre la relación de pareja y si el hombre vive su sexualidad como adecuada, suficiente y gratificante o si, por el contrario, se siente insatisfecho con su funcionamiento, quisiera tener más deseo pero no siente las ganas. En el fondo, si considera que “algo no anda bien” y quisiese que algo cambiase, entonces estaríamos ante un problema. En estos relativistas tiempos posmodernos lo “normal” o el “problema” es más provechoso que lo validen la o las personas subjetivamente, en vez de que sea una etiqueta impuesta desde afuera por un “experto”.

En aquellos casos en que el hombre insistiese en que, aunque reconoce su falta de deseo sexual, para él no es un problema y por tanto se niega a asistir a una terapia: ¿de quién es el problema?. Desde una mirada sistémica, quien se queja es quien tiene el problema y quien tendría que solucionarlo.

Ahora bien, si se ha concluido que estamos ante un problema, surge la siguiente interrogante: las dificultades sexuales son un problema de la persona individual o de la relación de pareja? Ya en los años setenta, uno de los tantos aportes de Masters y Johnson – padres de la sexología moderna – fue establecer que las disfunciones sexuales deben considerarse casi siempre como problemas de pareja.

Por último, ¿qué sucede si alguno de los dos no está dispuesto a participar en una terapia? Si consideramos que la pareja conforma un sistema, entonces cuando algo cambia en uno de sus miembros, inevitablemente influirá en el otro y, por ende, en la relación. Por lo tanto, aunque obviamente no sea la opción ideal, teóricamente es factible modificar el sistema mediante la intervención con uno solo de sus miembros.  

fuente:  http://blogalejandragodoyh.bligoo.com/

¿Existe la infidelidad emocional?

Solemos asociar la palabra infidelidad con el hecho de que nuestra pareja tenga un contacto sexual con otra persona, pero desde hace ya un tiempo se empieza a hablar de otro tipo de infidelidad, la llamada Infidelidad Emocional.

¿QUÉ ES LA INFIDELIDAD EMOCIONAL?

Según el psicólogo Giorgio Agostini, se trata de “una especie de infidelidad platónica, en la cual se siente que el compromiso de comunicación se da con otra persona y no con su pareja”. De repente nos descubrimos dentro de una complementariedad de pensamiento y sentir, con alguien que no es la persona con la que compartimos la vida.

 No acabo de estar muy de acuerdo con el término infidelidad, más bien se trataría de un problema de incomunicación en la pareja. Una incomunicación mal gestionada que al final hace que se busque cierta vía de escape con personas afines a nosotros mismos. Por tanto la solución a este malestar no estaría tanto en reprochar la conducta de tener una buena relación con otra persona por la que se podría sentir atraída, sino en sentarse a hablar y estudiar por qué en la nuestra eso no sucede.

El amor no es posesión, es libertad, confianza y entendimiento.

¿TÚ QUÉ OPINAS?

CIARA MOLINA
Psicóloga Emocional

 

7 pasos para hablar un tema difícil con tu pareja

Cómo hablar un tema difícil con tu parejaQuizá pienses que es complicado hablar un tema difícil con tu pareja, o compartir con ella tus preocupaciones, o decirle las cosas que te molestan de tu trabajo.

Lo cierto es que cualquiera de estos tópicos puede ser difícil de abordar si no tenemos la disposición mental correcta. Según el psicoterapeuta Aaron Karmin, depende de cada quien y la relación que tienes.

Karmin nos ofrece algunas recomendaciones que te serán muy útiles al conversar temas difíciles con tu pareja:

#7. Analiza tus motivaciones personales

Antes de hablar, hazte tú mismo un examen personal para entender tus propias emociones y motivaciones. Puede parecer tedioso llevar un diario de tus emociones y sentimientos (lo que recomienda el especialista), pero peor aún es pasar meses, incluso años, sin poder hablar de lo que sientes con quien compartes tu vida.

Lee también: 10 cosas que debes saber de las mujeres (y que ellas nunca te dirán)

Escribir tus motivaciones te ayuda a tener una mejor perspectiva de ellas. Puedes ayudarte respondiéndote estas preguntas:

– ¿Cuál es la peor parte de lo que voy a decirle?
– ¿Cómo me hace sentir esa parte?
– ¿En qué otra ocasión me he sentido de la misma manera?
– ¿Qué prefiero: tener la razón, o estar en paz?
– ¿Qué es lo que quiero alcanzar con esta conversación?
– ¿Qué es lo que más me preocupa de sacar a colación este tema?
– ¿Cómo me afectará a largo plazo?
-¿Cuál sería el desenlace ideal?

Y la más importante: Si tuvieses que darle una recomendación a alguien que fuese a tener la misma conversación, ¿Qué le dirías?

#6. Escoge el momento correcto

Usualmente, el mejor momento para tener una conversación delicada no es fácil de identificar, pues ambos no tendrán la misma disposición a la misma hora del día. Karmin recomienda que el tiempo que ambos le dedicarán a esa conversación, sea de mutuo acuerdo, casi como una invitación.

Invita a tu pareja diciéndole que quieres hablarle algo que te preocupa, y que quieres buscar el momento idóneo par hacerlo. Inclusive si sabes cuál será el momento que escoja, trata de hacer la invitación con poca antelación de tal manera de no crear tanta ansiedad al respecto.

En todo caso, la manera como plantees el tema debe ser buscando cooperación. Por ejemplo, la famosa frase “Tenemos que hablar“ le sube la tensión a más de uno, por lo que un“Quisiera comentarte algo que me tiene preocupado desde hace unos días, y quisiera saber tu opinión“, es quizá el otro extremo; trata de hacerlo natural y espontáneo.

#5. Elimina las distracciones

Es parte del sentido común, pero es conveniente apagar la música, la televisión, computadores y por supuesto, los teléfonos. Es parte de demostrar que esa conversación es lo más importante en ese momento y como tal, requiere de cierto aislamiento por parte de los dos.

De la misma forma, reserva tiempo suficiente. Siendo un tema delicado, es común que la conversación se extienda un par de horas. Asegúrate de que no haya premura o limitaciones de tiempo muy estrictas.

El lugar en el que hablen también es importante: ambos deben estar cómodos y poder verse cara a cara, a una distancia personal o íntima (entre 50 y 120 cm, como máximo).

#4. Asegúrate de que comunicas lo que quieres

Al hablar un tema difícil con tu pareja, es muy común mencionar al problema pero no al curso de acción. Si una pareja habla de su intimidad sexual, de lo que le gusta y lo que no le gusta, está estableciendo el problema pero de la misma forma quien inician el tema debe hacer una propuesta sobre qué hacer al respecto.

Lee también: 5 consejos para aprender a escuchar

Cuando son problemas de trabajo y estás esperando una opinión de tu pareja, es conveniente que le expongas el dilema que te ocupa la mente y enseguida decirle lo que piensas hacer… pero que quieres saber lo que piensa al respecto.

Muchas veces tú y tu pareja estarán de acuerdo en temas delicados aún antes de haberlos discutido, pero no se atreven a decirlo mutuamente; da tú el primer paso y verás que congenian mucho más de lo que te imaginabas.

#3. Asume la responsabilidad, verbalmente

Si hablas en plural (“Tenemos este problema“, “Tenemos que hablar“, “Hay algo que nos está pasando últimamente“), estás predisponiendo a tu pareja, pues le estás asignando un sentimiento o un conflicto que no necesariamente él o ella tienen.

Aunque el problema los afecte a ambos, habla sólo por ti mismo; exprésate en primera persona: (“Tengo este problema“, “Estoy preocupado por esto“, “Hay algo que me pasa últimamente“). De esa manera le ofreces espacio para sentir, opinar y actuar; estás presentando tu parte del conflicto y le estás pidiendo que la complemente con su punto de vista.

Hablar en primera persona hace del tema que abordas un asunto personal, dándole la importancia real que tiene para ti. Hablar en plural siempre hace ver como que quieres diluir una responsabilidad.

#2. No des nada por sentado

El error más común es pensar que sabemos cómo va a reaccionar nuestra pareja ante un tema delicado. Lo peor que puede pasar es que nos expresemos de tal manera que no le demos oportunidad al otro de aportar; ¿Crees que tu pareja se enfadará por lo que le dices? no actúes como si eso fuese a pasar, ¡Y mucho menos le digas “Sé que esto te va a hacer enfadar“, antes de hablar!, eso molesta a cualquier persona.

Lee también: 6 preguntas que debes responder antes de casarte

Así como tú no puedes leer la mente y los sentimientos, no esperes que tu pareja lo haga; no solo habla del conflicto, de lo que harías para resolverlo sino también de lo que te hace sentir este problema.

#1. Usa la escucha activa

Después de que has planteado ese tema que tanto te costó sacar a colación, viene la parte más difícil: la reacción o la opinión de tu pareja al respecto. Te advierto por adelantado: puede que no te guste lo que te diga, que no esté de acuerdo o simplemente tenga emociones encontradas con tu punto de vista.

Debes recordar siempre que tu pareja no necesariamente piensa igual que tú, y la primera reacción de cualquier ser humano sobre un tema desagradable nunca es la más acertada ni refleja a cabalidad su postura al respecto. Hasta es posible que no puedan llegar a un acuerdo en esa “sesión“, y deban continuar la conversación luego, cuando tu pareja haya tenido tiempo de analizar mejor el problema.

Recuerda que si quieres paciencia y comprensión hacia ti, debes demostrarlas tú primero; así propiciarás un reflejo empático en tu pareja.

 

Fuente: lenguajecorporal.org

10 razones por las que no debes revisarle el celular a tu pareja

Algo que es muy común en nosotras las mujeres es esperar que nuestro novio se descuide y revisarle el teléfono a ver que le conseguimos, mientras más celosas y controladoras seamos, con mayor frecuencia lo haremos.

no-debes-revisar-el-smartphone-de-tu-pareja

Es más, es posible que hasta le obliguemos a enseñarnos el teléfono y que nos de las claves de sus redes sociales para estar segura que no anda haciendo nada malo por ahí, pero la verdad es que hacer esto no es sano, cada miembro de la pareja merece y necesita su propio espacio personal y una relación se basa en la confianza y el respeto mutuo, por lo tanto las siguientes son diez razones por las que revisarle el celular a tu novio (o a tu novia) es un terrible error:

· Lo primero es vencer la ansiedad y el respecto a la posible pérdida de la persona amada.

· No buscar lo que no se le da perdido porque la o el busca encuentra.

· El engaño suele suceder cuando ya no estás contenta con tu pareja, y esto te lleva a mirar para otro lado.

· El tónico infalible para los celos es: aprende a ser feliz y a sentirte admirada y amada por lo que eres.

· Es falta de respeto invadir la privacidad de tu pareja.

· Aunque no encuentres nada, vas a tener “una razón válida” para enojarte con él, o eso te dices a ti misma.

· Entre las relaciones amorosas suele escucharse “sí dejo que salga con sus amistades sin mí, no soy una sometida o sometido, ni sufro de celos enfermizos, pero siempre estoy pendiente de lo que hace”.

· Ser transparente con tu pareja y brindarle la máxima confianza para que no te defraude.

· Ambos respetamos nuestros espacios y por lo general salimos con el mismo grupo de amigos y si no salimos juntos, ella sabe con quién estoy.

· Entre la pareja debe existir la confianza mutuamente para evitar los malos entendidos.

fuente: http://www.entiendelas.com/

Cómo funciona el cerebro masculino, ¿por qué piensan en sexo?

Las diferencias entre hombres y mujeres pueden hacernos sentir que vivimos en mundos completamente distantes

El área del cerebro del interés sexual, es más grande en los hombres que en las mujeres (Cortesía SXC).

Aunque las mujeres lo han hecho desde siempre, realmente no pueden culpar a un hombre por ser hombre, sobre todo ahora que sabemos que hay diferencias significativas en el cerebro que pueden hacernos sentir que pertenecemos a mundos completamente diferentes.

El área de ‘defensa’ del cerebro –núcleo premamilar dorsal– es más grande en el masculino y contiene circuitos especiales que detectandesafíos territoriales.

La amígdala, que actúa como un sistema de alarma contra amenazas, miedo y peligro, es también más grande en los varones, lo que hace que estén más alerta ante amenazas territoriales.

Entretanto, el área de ‘compasión’ –sistema de neuronas espejo– es más grande y activa en el cerebro femenino, por lo que las mujeres son más empáticas y más receptivas a las emociones de otros.

A ellas se les facilita interpretar emociones por medio de expresiones faciales, tono de voz y gestos.

Otra diferencia entre el cerebro masculino y femenino es que el área de interés sexual es 2.5 veces más grande en los hombres.

Al comienzo de la adolescencia, los varones producen de 200 a 250% más testosterona que en su niñez, lo que provoca un incremento en su interés sexual y hace casi imposible que dejen de pensar en ello.

Los circuitos visuales de un hombre siempre están en búsqueda de una pareja fértil. Mirar los encantos del cuerpo femenino, interesado o no, es una reacción natural para un hombre.

Un hombre mira a una mujer atractiva en la misma forma que una mujer mira a una linda mariposa, llama su atención por un segundo, pero pronto sale de su mente.

Unos minutos después, mientras la mujer sigue molesta porque su pareja miró a alguien más, él ya está pensando en lo que desea cenar. Él pregunta: “¿Qué pasa?” Ella responde: “Nada”.

A pesar de los estereotipos, el cerebro masculino se puede enamorartan rápido y tan profundamente como el femenino, y en ocasiones un poco más.  Cuando él encuentra a su ‘pareja ideal’, su objetivo principal es unirse con ella. Después de que lo logra, queda una huella permanente en su cerebro. El deseo y el amor se juntan, y el hombre queda enganchado.

Aunque los hombres se han ganado la reputación de ser poco sensibles, la verdad es que sus reacciones emocionales son más fuertes que las de una mujer, sólo que muy frecuentemente no lo manifiestan.

Estudios hechos en los rostros de hombres demuestran que sus reacciones emocionales inmediatas pueden ser más fuertes que las de una mujer, sin embargo después de 2.5 segundos ellos ocultan la emoción en su rostro, o cambian su expresión. Esta falta de expresión puede traer problemas en la relación con su pareja.

En medio de un conflicto, cuando una mujer trata de explicar unproblema a su marido, él inmediatamente se concentra en encontrar lasolución en lugar de mostrase cariñoso. En estos casos, los hombres usan las estructuras analíticas de su cerebro y no las emocionales.

En la vejez, el cerebro masculino presenta cambios en su nivel de hormonas, provocando la andropausia. El nivel de testosterona en los hombres disminuye, mientras que en la mujer sus niveles de estrógeno aumentan.

Que tu abuelito sea un amargado o el viejito más dulce del mundo, depende de la manera en que su cuerpo reacciona a este cambio hormonal. Por ejemplo, si su nivel de testosterona es bajo, puede sentirse cansado, susceptible y deprimido. El cerebro masculino de avanzada edad no es sólo más receptivo a vínculos familiares, también es susceptible a la soledad.

Un 65% de los divorcios de parejas de 60 años o más son iniciados por la mujer, dejando al hombre afligido y desolado. En esta situación, ellos deben hacer un esfuerzo para mantener una vida social ágil, con el fin de que su cerebro reciba el estímulo que necesita para mantener activa su área de ‘satisfacción personal” y ‘social’.

En resumen, el cerebro humano es la mejor máquina de aprendizaje del mundo. Los seres humanos tenemos la habilidad de hacer grandes cambios en nuestras vidas. Sin embargo, hay diferencias indiscutibles entre el hombre y la mujer que no son posibles de cambiar. Es preferible afrontar estas diferencias que combatirlas o ignorarlas.

El mejor consejo para que una mujer haga las paces con el cerebro masculino es dejando que el hombre sea un hombre.

fuente: http://mexico.cnn.com

33 FORMAS DE MANTENER VIVO EL ENAMORAMIENTO EN LA PAREJA

El enamoramiento es el predecesor del amor, es posible sentirlo al inicio de las relaciones y suele no superar los dos años. Éste límite puede cambiarse sencillamente recordando que una relación de pareja se construye a diario y por lo tanto debe ser alimentada y sostenida día tras día, con el fin de garantizar no solo la estabilidad durante los años, sino también la calidad y los buenos principios. A continuación 33 consejos para mantener viva esta excelente dupla de enamoramiento y amor.

  1. Comunicate más en espacios presenciales y menos por medios virtuales
  2. Ten presente fechas que puedan tener alguna importancia para la pareja
  3. Busca espacios de diálogo cuando algún inconveniente haya quedado sin resolver
  4. Ten presente que el hablar todo el día no significa comunicarse
  5. Dale más besos a tu pareja cada día
  6. Prepara encuentros intimos en espacios diferentes a la casa tales como:
    • Hoteles
    • Moteles
    • Viajes
    • Sex Shops
  7. Encargate de dar regalos escogidos por ti
  8. Mantén detalles de bajo costo que le recuerden a la pareja que que es importante para ti (dulces, notas secretas, miradas cómplices, cambios de rutina, etc)
  9. Expresa a tu pareja los aciertos que tenga durante la semana
  10. Recuerdale a tu pareja que la admiras
  11. Hay que perdonar situaciones puntuales que aparezcan con el tiempo, de lo contrario estos detalles terminarán en desconfianza.
  12. Domina situaciones que requieran decisiones, la pareja siempre quiere actos contundentes.
  13. No olvides que el casarse es solo el comienzo del matrimonio, este debe construirse a diario
  14. La risa es un componente importante de la felicidad
  15. No seas predecible en tus comportamientos, crea siempre nuevas expectativas
  16. Prepara  o comparte gustos culinarios con tu pareja
  17. Expresa tus preferencias y deseos sexuales a tu pareja
  18. Conoce el cuerpo de tu pareja observando todos sus espacios
  19. No te cargues de detalles que aunque consideres mínimos en algún momento te llevan a explotar
  20. Estimula los sentidos cumpliendo fantasias sexuales con tu pareja
  21. Cuando llegan los hijos a la relación hay que mantener los espacios de la pareja para compartir a solas
  22. Utiliza palabras de afecto que para la pareja sean motivadoras
  23. Mantengan espacio individual delimitado sin exceder la libertad
  24. No busques respuestas en correos, chats o el celular de tu pareja
  25. Dale un masaje a tu pareja de vez en cuando
  26. Cuida tu aspecto personal, la limpieza y el orden de tus cosas
  27. Controla la repetición verbal de episodios del pasado que ya hayan sido perdonados
  28. Crea espacios para realizar algún tipo de actividad que a los dos les guste por igual (practicar algún deporte, tomar una clase juntos, ir al cine, etc)
  29. Crea situaciones sorpresivas que rompan con la rutina (prepara un viaje, cambia el look, cocina su plato preferido, etc)
  30. No permitas que una discusión pierda el sentido y termine en agresiones verbales o físicas
  31. Sé puntual en tus horarios
  32. Cumple tus acuerdos, promesas, tratos, pactos, juramentos, etc que hayan planteado en algún instante de la relación
  33. Siempre sé tu mismo

fuente: http://karenlangebeck.com/terapia-de-pareja/como-mantener-el-enamoramiento.html

9 Claves para Confrontar a las Personas Correctamente

Posted by  – September 23, 2013 – LiderazgoPodcast

Tal como lo comenté en el artículo “El Arte de Delegar”, confrontar a las personas es una actividad que no se me ha hecho fácil. De hecho, lo considero como una de mis mayores debilidades. Sin embargo, el deseo de crecer en mi carrera profesional y convertirme en un mejor líder, me ha obligado a trabajar en mejorar ese aspecto de mi liderazgo.

A continuación te dejo mi último podcast sobre el tema. Para escuchar el podcast dale click a “Play” en el botón abajo (Si estás recibiendo este artículo vía email dale click aquí para escuchar el programa). Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.

010808

 

He visto que cuando de confrontación se trata existen dos grupos de personas, las que se les hace difícil (como yo) y las que se les hace sumamente fácil. Sin importar en cual lado te encuentres, es importante tomar en consideración los siguientes aspectos que aprendí de John Maxwell en su libro “Desarrolle los Líderes que están Alrededor de Usted”.

Cómo Confrontar a las Personas Correctamente

1- Confronta Rápido: Evitar la confrontación empeora la situación y le quita al individuo la oportunidad de aprender. Mientras más tardo, menos me gusta hacer lo que debo. Ésta ha sido la falla más grande de mi parte hasta el momento. Cómo no me gusta confrontar, decido esperar hasta el día siguiente, la semana siguiente… hasta que explota.

2- Separa la Acción de la Persona: Desarrolle el hábito de confrontar a la acción y no a la persona. A la persona se le continúa animando y apoyando. Es muy diferente decirle a una persona que actuó de una manera irresponsable en un momento específico que decirle que es un irresponsable. De esta manera se comunica que el problema es algo ajeno a los dos y que se puede atacar y corregir como equipo.

3- Confronta sólo cuando la Persona pueda Cambiar: Si se confronta a alguien por algo que no puede cambiar, sólo traerá frustración y dañara la relación líder-individuo.

4- Siempre Brinda el Beneficio de la Duda: Tenemos que partir del punto que la persona tiene buenos motivos. A veces olvidamos que la mayoría de las personas son buenas y quieren dar lo mejor de sí. En el momento que internalizamos este concepto, la confrontación se hace más fácil y productiva.

5- Sé Específico: Si no puedes ser específico en lo que necesitas confrontar, probablemente el equivocado seas tú. Ser específico ayuda a la persona a enfocarse en qué tiene que hacer para mejorar. Por ejemplo, comentarle a una persona que su presentación estuvo deficiente no es suficientemente específico. Por el contrario, si se le dice que a su presentación le faltaron los datos del crecimiento de las ventas por región y los resultados del estudio de mercado, lo hace más específico.

6- Evita las palabras “Siempre” y “Nunca”: Las palabras “siempre” o “nunca” son absolutas y rara vez se aplican a la realidad. Estas palabras llevan la falla al extremo y causan reacción inmediata por parte del individuo. Cuando hay una falla repetitiva, es mucho mejor ser específico tanto en la falla cómo en la cantidad de veces que se ha repetido antes de utilizar las palabras “siempre” o “nunca”.

7- Dile a la persona cómo te sientes: Sin caer en la manipulación, es importante comunicar cómo uno se siente respecto a lo sucedido. Si uno se siente irrespetado, manipulado, dolido, traicionado, etc. uno debe comunicar el sentimiento. Es importante para la persona entender las consecuencias de su acción.

8- Dale a la Persona un Plan de Acción para Corregir el Problema: No hay nada mejor que al momento de detectar un problema colaborar con la solución del mismo. Muchas veces dejamos a la persona sola para que resuelva un problema que no tiene la capacidad de resolver. Es esos casos, el líder debe invertirse en la persona y trabajar en el plan de acción para enseñarle por medio del ejemplo como salir del problema.

9- Ratifica al Individuo como Persona y Amigo: La confrontación se hace como un sándwich, primero el pan (suave), luego la carne (confrontación) y luego el pan (ratificar a la persona). Siempre después de confrontar se debe resaltar las fortalezas y virtudes del individuo y comunicar por qué es clave para la organización.

PGI estuvo presente en la 17 edición de EXPOBODA®

IMG_0029

Caracas, 27 de septiembre (Lourdes Rojas, prensa PGI Comunicaciones/Fotos: Heydi Morales).-EXPOBODA®   cerró con éxito su temporada 2013, con su 17 edición que se llevó a cabo entre el 20 y el 22 de septiembre en  el centro de convenciones del Hotel Eurobulding & Suites de Caracas, “preparándonos para el 2014 ya que la siguiente edición se realizará en el mes de  marzo”, aseguró Esteban Maroti Mayorca, director del evento organizado por Forma Producciones.

La primera edición se llevó a cabo en el 2004, y con el tiempo ya se realizan dos al año; una en  marzo y la otra  entre septiembre y octubre. En un solo lugar, los más importantes proveedores de insumos de este renglón  muestran cuáles son las novedades en el amplio mundo  de las celebraciones y de todos los artículos y servicios que se deben tomar en cuenta para que el gran día del “si acepto” sea realmente exitoso.

Entre 4.000 y 4.500 personas visitan esta exposición, y buscan la forma de contactar a los proveedores, “normalmente la pareja trabaja en la semana y están complicados para hacer estas diligencias, la ventaja es que  nosotros les ofrecemos todo en un solo sitio”.

Planificar la boda ideal, con todos los detalles que implica hacer una fiesta matrimonial inolvidable, no es sencillo, por eso EXPOBODA® se ha dado a la tarea de ofrecer beneficios a los visitantes que  podrán contactar con 70 expositores relacionados con el tema de boda y eventos sociales en general, donde obtienen precios promocionales, y pueden hacer reservas de los productos y servicios.

ExpoBoda17-3

Agregó Maroti Mayorca que los organizadores de EXPOBODA® han querido ir un poco más allá, “y para ello presentamos la parte de hogar, la luna de miel que es tan importante, y las entidades bancarias que ofrecen préstamos”, detalló.

Al preguntarle  cómo surge EXPOBODA® nos comenta que  “nace básicamente porque vimos un nicho importante allí, no inventamos el agua tibia porque estos eventos ya existían, lo que hicimos fue organizarlos un poco. Mi socio es Luis Ignacio Mayorca, quien fue cantante de una orquesta y cantaba en las bodas, se relaciona mucho con personas del medio y así decidió adentrarse en este tema de exposición y mercadeo. Ya han pasado  casi 10 años y hemos ido mejorando”, recalcó.

Adelantó a PGI Comunicaciones que la idea es expandirse y llevar a EXPOBODA® hacia otros lugares fuera de Caracas. “Estamos analizando el tema, no sabemos específicamente a que otras ciudades iremos”.

Casate con twistos, cásate con la diversión

IMG_9714

En el evento EXPOBODA® no podía faltar el stand de twistos, que ya tiene varias ediciones en la antesala de este importante evento, que es referencia obligada de quienes se van a casar o buscan hacer una fiesta social  inolvidable.

Y en un ambiente jovial y muy divertido, un grupo de actrices y promotoras, invitaban  a los futuros esposos a tomarse unas simpáticas y originales  fotos que luego serían publicadas por ellos mismos en  Instagram, antes de entrar a la exposición. 

Para ver la galería de fotos realizada por @heydimorales puede acceder a: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.122784381228699.1073741839.112452402261897&type=1